domingo, 26 de febrero de 2012

Vuelta va, vuelta viene


Esta semana, después de muchos meses de tejer vuelta a vuelta, Aldabra por fin terminó la chaqueta. Y es que claro, yo me pongo a su ladito en el sofá y me voy arrimando, y la miro con ojitos tiernos y ella no se puede resistir, y deja aparcada la labor y se pone a acariciarme hasta que me duermo.


¡Ay, hogar dulce hogar!

3 comentarios:

Dilaida dijo...

Mimosillo, eso es lo que eres Ron, un perrito muy mimoso.
Bicos

Asun dijo...

Qué a gustito estás ahí al lado de Aldabra!!
No me extraña que te duermas con los mimines, yo también lo haría!

Un achuchoncete gordo, RON.

Tesa dijo...

Ron, eres un perro precioso, aunque no ganaras el concurso de más abajo, que ya quisieran muchos.

Me ha encantado conocerte y me gusta que Aldraba te mime tanto, como tiene que ser.

Un achuchón tierno, Ron