domingo, 15 de abril de 2012

El perro de Punta Candieira

Patricia, es una amiga de Congo y Aldabra, que en Semana Santa vino a pasar unos días con nosotros. Aprovecharon para hacer una excursión, y como a Patricia, al igual que a Aldabra, le gustan los faros, pues se fueron a visitar el faro de Cedeira: Punta Cadelaria (Candieira, en gallego).

¡Cuando ví las fotos sentí una envidia!
Y más cuando me dijeron (y me enseñaron) las fotos del perro que vive en él. ¡Qué pasada de lugar! Aunque el perro tiene que vivir allí un poco solo, ¿no os parece?
Yo estoy mejor aquí, en la ciudad. Me gusta vivir en el piso. Me sacan mucho de paseo. Sí, pensándolo bien, aquí estoy genial.
 
¡¡Que bien duermo aquí en mi cojín!!
Sobre todo los días lluviosos como hoy... que poetizó tan bien Juan Gelman



Hoy llueve mucho, mucho,
pareciera que están lavando el mundo
mi vecino de al lado mira la lluvia
y piensa escribir una carta de amor
una carta a la mujer que vive con él
y le cocina y le lava la ropa y hace el amor con él
y se parece a su sombra
mi vecino nunca le dice palabras de amor a la mujer
entra a la casa por la ventana y no por la puerta
por una puerta se entra a muchos sitios
al trabajo, al cuartel, a la cárcel,
a todos los edificios del mundo
pero no al mundo
ni a una mujer
ni al alma
es decir
a ese cajón o nave o lluvia que llamamos así
como hoy
que llueve mucho
y me cuesta escribir la palabra amor
porque el amor es una cosa y la palabra amor es otra cosa
y sólo el alma sabe dónde las dos se encuentran
y cuándo
y cómo
pero el alma qué puede explicar
por eso mi vecino tiene tormentas en la boca
palabras que naufragan
palabras que no saben que hay sol porque nacen y
mueren la misma noche en que amó
y dejan cartas en el pensamiento que él nunca escribirá
como el silencio que hay entre dos rosas
o como yo
que escribo palabras para volver
a mi vecino que mira la lluvia
a la lluvia
a mi corazón desterrado.

3 comentarios:

Asun dijo...

¡Pero bueno, RON, ¿esta vez tampoco te llevaron?! ¡Ya les vale!
No te preocupes, que cuando vaya yo ya te llevaré a todos los sitios jejejeje

La verdad es que ese perro vive en un lugar espectacular, pero un poco de razón ya tienes, porque allí no creo que encuentre muchos perros con los que jugar. Seguro que a ti no te pasa lo mismo en esos paseos que te dan.

Veo que ahora te ha dado por la poesía. ¡Muy bien! Hay que culturizarse para labrarse un futuro :))

Besetes, Ron.

Dilaida dijo...

Tienes razón, no hay como una buena siesta una tarde de lluvia.
Bicos

Maripaz Brugos dijo...

Ron, el lugar es precioso, pero creo que estás tu mucho mejor...a ese pobre perro le veo muy solo.
Ah, el poema, bellísimo!