domingo, 21 de agosto de 2011

Noticias fresquitas


Tengo tantas cosas que contaros que no sé por dónde empezar. Creo que lo más importante y serio que me ha pasado es que ya me han puesto el chip. Ahora ya soy como un humano más con mi D.N.I. pero en perro. Y también me han solicitado el Pedigreé. Es muy satisfactorio (aunque no indispensable) saber quién es tu madre y tu padre, ¿no os parece?
¿Os conté que en la clínica "Canido Veterinarios" tienen un gato precioso que se llama Marcelo? Pues sí, y el otro día Fran, uno de los veterinarios, nos contó su historia. Marcelo fue arrojado por la ventanilla de un coche y un cliente de la clínica lo recogió malherido y se lo llevó a Fran para que lo curara. Y de momento allí está, buscando un dueño que quiera hacerse cargo de él porque en la clínica les da mucho la lata y no pueden atenderlo como es debido.
Resulta que en este tiempo Congo y Aldabra se fueron de vacaciones a Valencia, a casa de Leonor y a su vuelta me trajeron un regalito. ¡Que contento me puse! Como véis es un perro salchicha rojo precioso y además tiene sonido. ¡No me lo podía creer! Desde que lo tengo no dejo de jugar con él.

También de Valencia me trajeron otra sorpresa. Con ellos se vinieron a casa unos días Leonor y Congo. Sí, como lo estáis leyendo: Otro Congo. Un Cocker negro de ocho años, bonachón y tranquilo. Tengo que confesar que le dí un poco la lata, la verdad. Pero en términos generales nos llevamos muy bien. Me dejaba beber en su bebedero y también comer de su comida, a hurtadillas de Congo y Aldabra, claro, porque las veces que me pillaron in fraganti me regañaron mucho.

Aquí en esta foto vamos en el coche y como podréis ver ya tengo arnés para ir amarradito porque además de que es obligatorio, evitará que me caiga y me haga daño. No me gusta mucho pero es lo que hay. Lo entiendo y lo acepto con más o menos ganas.
Toda la semana estuvimos haciendo excursiones para enseñarles a Leonor y a Congo sitios chulos. Y también comer cosas ricas: pulpo, zamburiñas, calamares... A mí no me dieron la prueba, tuvimos que quedarnos fuera esperando pero olía muy bien. A Congo sí que le dió Leonor un poco de pan. 
Entre nosotros, creo que Congo es un perro un poco consentido. Leonor le deja hacer muchas más cosas a Congo de las que me dejan hacer a mí. 

Lo que más me gustó fue el recorrido por las Fragas del Eume, de camino al Monasterio de Caaveiro. El río Eume estaba expléndido, os recomiento el paseo. ¿Dije paseo? Son 7,5 kms y los hicimos a pié. Menos mal que la vuelta fue en coche porque yo ya no podía más. 


Y para muestra la foto. Aquí estoy totalmente espachurrado sobre las piernas de Aldabra. Más muertito que vivo. Y no penséis que exagero, de verdad. ¡Soy muy pequeño para tanta caminara! Bueno, tengo que decir, a favor de Aldabra que varios tramos me cogió en el colo pero...


¡Ay, que dura es la vida con los humanos!

7 comentarios:

Dilaida dijo...

¡Hola Ron!
Estás muy guapo y ya veo que te lo estás pasando en grande, con ese amigo tan guapo.
Me alegro que te gustase ir a las Fragas, es un sitio idílico.
Dexter está durmiendo en mis piernas y de vez en cuando intenta utilizar el teclado, pero todavia es muy pequeñito y no sabe, te manda besitos, que aunque es un gato se lleva muy bien con los perritos.

Asun dijo...

Diles a Aldabra y a Congo (al de Leonor no, al tuyo) que la próxima vez que vayan a Valencia que te lleven también a ti para que vayas conociendo más sitios.

Oye, que guapetón es también tu nuevo amigo. Seguro que te lo has pasado de cines jugando con él.

Bueno, tú sigue contándonos todos esos sitios tan chulos a los que te llevan, que así los vamos conociendo para cuando vayamos a tu tierra.

Besos

Susana dijo...

Ya he visto tu blog, Ron, y he decidido que si me dejas me quedaré por aquí. Un día de estos te mando una foto (cuando "madre" elija una. Por lo que nos vas contando creo que seríais buenos amigos, porque le gusta jugar tanto como a ti.... y eso que ella ya tiene dos años!
Sigue portándote bien con Aldabra y Congo y verás cómo te llevan a sitios chulos donde podrás correr y jugar a tu antojo.

Un achuchón de mi parte y un lengüetazo de Iuna.

rula dijo...

Hola Ron: Es para decirte que ya tengo blog, me lo termina de crear mi mamá, pero falta mucho por organizar aunque me hacia ilusión contártelo.
Muchos lametones

Maca dijo...

Que liiiiiiiiiiiinnnnnndo!!! me alegro mucho de que ya tengas un perrito, después del mal trago de tener que devolver a la protectora al que habías adoptado. Ron es precioso, "un bebé",perrito, alegre y juguetón.
Encantada de conocerte Ron

Juanjo dijo...

Vaya con Ron. Un pelirrojo con ganas de guerra. Tienes suerte de caer al lado de Aldabra. Estarás bien cuidado y verás mucho mundo.

Caricias.

Lobadiz dijo...

Madre mía Ron que lindo eres! :D